jueves, 25 de octubre de 2012

Comparación libros antiguos y nuevos



Los libros han experimentado grandes cambios con el transcurso del tiempo. Por ello, entre los libros antiguos y nuevos hay  numerosas  diferencias.
En primer lugar, la irrupción de las nuevas tecnologías ha dado lugar a que el formato físico del libro se reinvente, llegando a los actuales libros web, con una versión digitalizada de los mismos.
Aparte del formato, una de las principales diferencias se encuentra en las ilustraciones. Los libros antiguos apenas tenían. Las pocas que aparecían eran en el interior, en blanco y negro, nunca en las portadas. En cambio, los libros actuales, tanto  los impresos como los web, tienen muchas, ya sean dibujos o fotografías, llenas de colorido.
En mi opinión, estas ilustraciones han mejorado los libros, ya que ayudan a simplificar, aclarar y mostrar el contenido expuesto en los mismos.
También ha cambiado la tipografía de los textos, que en los antiguos solía ser más compacta, lo que les confería un aspecto más tedioso para su lectura, mientras que los actuales se imprimen con una estructura mucho más cómoda y accesible para la vista.

Lo mismo ocurre en los libros  de texto, ya que ahora, aparte de tener también más ilustraciones y fotografías, están estructurados de forma más clara, con actividades diversas que facilitan la comprensión de la materia tratada.

Otro rasgo es que antes más que libros de asignaturas propiamente dichas, las distintas materias estaban contenidas en manuales escolares organizados por áreas temáticas. En ellos, se daban varias ramas de lo que hoy podríamos encuadrar en una asignatura, como por ejemplo,  la escritura y lectura por un lado y la lengua y la literatura por otro.
En cuanto a los libros web, cabe destacar que su principal característica es la interactividad que ofrecen, lo que agiliza el ritmo de aprendizaje, permitiendo realizar un mayor número de ejercicios y prácticas adaptadas a las necesidades del alumno.


Otra ventaja que ofrecen estos libros es el ahorro de espacio, de papel y, por supuesto, de peso, siendo este último de gran preocupación para la salud de los alumnos, ya que muchos de ellos padecen desde pequeños trastornos en la espalda, debido a la sobrecarga que padecen en el transporte de sus mochilas, lo que puede dar lugar a graves problemas con el transcurso de los años. 

 Así, relacionando estos con el ámbito escolar, he de decir que en nuestras edades, las de Infantil, no suelen utilizarse este tipo de libros, ya que como mucho, los niños solo llevan y utilizan por sí solos unos finos cuadernillos de fichas. A parte de estos, en dicha etapa, la maestra suele tener una gran variedad de cuentos, ya que estos desarrollan varias capacidades en el niño, como la de atención o memoria, teniendo así una gran importancia en esas edades. 
Respecto a los cursos de edades más avanzadas, donde los libros de texto ya son comunes,he de decir que son mucho mejores los nuevos, ya que el contenido está mucho mejor estructurado e ilustrado, clarificando así los contenidos a los alumnos, favoreciéndoles así la comprensión y asimilación de los mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada